El Hipódromo llega a su Aniversario de Diamante, 75 años de grandes emociones

 

Este sábado 17 de marzo se estarán festejando los 75 años del Hipódromo con grandes sorpresas, un pastel de media tonelada, invitados y música en vivo  

 

Por: Juan Carlos Velázquez

Fotos: Miguel Ángel Espinoza

 

Muchos esfuerzos se conjugaron para que el 6 de marzo de 1943 la Ciudad de México tuviera una colosal construcción en un terreno de casi 60 hectáreas. Se construyó el majestuoso Hipódromo de las Américas con espacio suficiente para la pista, caballerizas, estacionamiento y tribunas. En este 2018 cumple sus primeros 75 años, y continúa trabajando para seguir siendo el mejor lugar para disfrutar las carreras de caballos.

75 años se dice fácil pero en ello se conjugan millones de historias que comenzaron en la pista con la yegua Torch Betty, la cual está inscrita en los libros de records como el ejemplar que ganó la carrera inaugural. De ahí en adelante nombres como Step By, Gay Dalton, Cachava, Guadamur, Pikotazo, El Villano, Casty, Dominciano, Diamante Negro y Huitlacoche han sido coreados en el Hipódromo de las Américas.

Un espacio que está cumpliendo 75 campañas, donde las leyendas se han formado, las llegadas han sido vibrantes, se han roto infinidad de records  y donde todas las personas que forman los equipos que participan ponen su grano de arena para que las carreras de caballos sean gloriosas. 

En el Hipódromo las carreras no son un espectáculo exclusivo para elites, abundan los jubilados y también las parejas con niños pequeños, es un lugar familiar, no un espacio plagado de apostantes obsesionados por las ganancias, aquí se viene a pasar la tarde tomando al aire, a disfrutar de un buen día de adrenalina, de descanso y de esparcimiento sano con la posibilidad de ver mucho más que las batallas en la pista, pues ésta sirve y servirá como escenario para incesantes y bellos espectáculos ecuestres.

La atmósfera

Cascos que se hunden en la arena, inquietos con ganas de salir del arrancadero, con el ansia de correr, con el deseo vibrante de tenderse a fondo, aumentando  la velocidad mientras su crin se agita con el viento, estirándose cada vez más para alcanzar la meta. Ojos que reflejan el fuego de su corazón atento a que las puertas se abran para batirse en la arena.

Manos que acarician a su compañero con firmeza, apretando las riendas en espera de la señal  de batalla. Respira de forma pausada, tranquila, sólo un pensamiento cruza por su mente, llevar al cuadrúpedo a la tierra prometida. El gate se abre y un binomio sale con el ansia de triunfar, juntos devoran el terreno, el muñeco de seda le exige a su compañero, y éste le responde a órdenes de su jinete, rebasan, se mantienen y juntos, entendiéndose como si de un sólo ser se tratara cruzan el ansiado espejo.

Un lugar donde la pasión se desborda en cada carrera, donde los aficionados calculan, suman, restan, ganan, se emocionan, gritan, casi lloran, ríen y conviven en familia pasando los consejos y las historias a las próximas generaciones.

 A probar suerte

Como en cualquier juego de azar, en las carreras de caballos ya sean Pura Sangre o Cuarto de Milla se debe contar con una filosofía, un sistema o plan de juego. Cuando se trata de jugar hay muchas estrategias y van desde las más analíticas hasta las más irreverentes.  Unos prefieren observarlos cuando son ensillados para así determinar por cuál será su arriesgue, hay quienes buscan detalles casi imperceptibles, algunos más optan por el color del equino, existen los que hacen serias combinaciones matemáticas sumando o restando elecciones. Están los más que se guían por los pronósticos.

Pero ya sea novato o un maestro en el arte de la apuesta, por el nombre, el color, la clase, la distancia, el jinete, el entrenador, la cuadra, la forma, el estilo o porque simplemente lo presiente, ir al Hipódromo y apostar por un caballo puede ser muy divertido. “Lo importante no es ganar, sino palpitar, emocionarse cuando el tuyo viene peleando la punta, aunque bueno, es mejor conseguir la victoria porque disfrutarás a lo doble“, alguna vez me comentó un apasionado a la velocidad.

Por su parte los jinetes, siempre listos para la acción en cada temporada intentan consagrarse, otros tratarán de conservar la cima, todo ello en un ambiente donde el nerviosismo escapa por cada poro y donde cada gota de sudor será bien ganada. 

¡La bandera en alto!

Las risas de los pequeños, de las parejas y familias enteras, así como las ovaciones en las gradas vuelven a resonar  en el gigante de Lomas de Sotelo, que se unen a las millones de épocas pasadas que dejaron en un grito los aficionados que por 75 años han estado apoyando a la hípica mexicana. Años donde las emociones crecen y las ganas aumentan por ver a los competidores, lo cual sin duda dio y dará muchas satisfacciones, suerte para unos y descalabros para otros.

Un lugar que no podría entenderse sin los propietarios, entrenadores, jinetes, colaboradores de las cuadras alojadas en el Ovalo Sotelino e indudablemente la afición hípica, que cada quien desde su trinchera pone todo de sí para tener un espectáculo de calidad. Se llega al Aniversario de Diamante, una nueva aventura comienza, con una de las temporadas más largas de pasión hípica, con enfrentamientos angustiosos y con muchas historias por contar. El Hipódromo de Las Américas cumple 75 años y va por más, mucho más.

   

Contacto

Avenida Industria Militar S/N, Miguel Hidalgo, Residencial Militar 
Ciudad de México

D.F.11600.

phone 52 01 78 00
mail promociones.hipodrom@codere.com
web www.hipodromo.com.mx

 Eventos:

 phone 52 01 78 00

      Tania Sánchez Gama / Ext. 50629
mail tania.sanchez@codere.com

      Juan José de la Bárcena / Ext. 50607
mail juan.barcena@codere.com

     

Patrocinador Corona   Patrocinador Grupo Bal   Patrocinador Fox Sports     Patrocinador Coca Cola Patrocinador Alestra Jockey Club   Criadores Pura Sangre
Back to Top